CURADURÍA Y TEXTOS | ART NOUVEAU EN CÓRDOBA. PRIMAVERA SAGRADA, TRANSFORMACIÓN Y NOVEDAD | CURADORES: MIRASOLES DE BOTTARO

blog-artnouveau

CURADORES: Mirasoles de Bottaro
(María Luisa Cappellino, Pedro David Cufré, Julio Rebaque de Caboteau y Santiago Victorio Ruíz)
ARTISTAS INVITADOS: Margarita Nores Marino, Edgard Tula, Pablo Oliver

SALA 1 LA MUJER Y SALA 2 EL PAISAJE
Texto por Pedro David Cufré

 

La Naturaleza como gran inspiradora de las Artes, adoptando la ondulación sensual de las plantas y del cuerpo femenino como pulsión, marca que el diseño artístico sea aplicado a todas las producciones del gusto, y fundando así un ideal de belleza que constituirá la más rica y creativa transición hacia las primicias de lo moderno.
En estas salas contiguas se ponen en dialogo piezas de la colección del propio museo, donde se resaltan los dos temas del movimiento ligado a la naturaleza, la mujer y el paisaje.
La figura recortada y victoriosa de la mujer será capital en el Art Nouveau. Sus formas sensuales son representadas en pintura por fuera de una idealización o una fugaz visión retenida en los retratos de sociedad. Éstas son magnificadas en la gráfica por la línea ondulante y la luz, y por los fondos de oro bizantinos del Simbolismo, difuminados por bruma y llovizna. Son también la encarnación de otras mujeres, la de la mirada inquietante, la deslumbrada por el sol, la misteriosa, la hechicera -como fue el hada verde de la absenta-, la de soberbia belleza, la real, la de una rotunda desnudez. Se presentan en esta sala las más contrastadas visiones sobre la mujer musa inspiradora, realizadas por artistas cordobeses del período, incluyendo la última de Rosa Ferreyra de Roca que, por su escultural presencia y estética de los años 20, se acerca a las de Tamara de Lempicka.
Los paisajes expuestos plantean una relación particular con la Naturaleza, que es el tema central donde encuentra renovada inspiración el movimiento. Los paisajes aquí representados son más recortes culturales que la pintura post-impresionista, aún cuando se reconozca un puntillismo aplicado a la monumentalidad de Tilcara. Los ángulos de vista desplazados, las luces que destacan las siluetas de los árboles, las figuras humanas estiradas que por allí los habitan, las visiones veladas, son algunos de los registros atmosféricos propios del Modernismo, como lo era entonces por contraste el naturalismo de sol y viento de un Sorolla y Bastida.

SALA 4 ARQUITECTURA
Texto por Julio Rebaque de Caboteau

 

 

 

El Art Nouveau en Córdoba (1900-1930) indaga en el campo de la Arquitectura, las Artes y artes aplicadas a partir de la conjunción del realismo naturalista, el movimiento, el grafismo y la estilización. Como sus modelos europeos, que traduce reinterpretando sus principios de generación, se manifiesta como una eclosión de vías de expresión basadas en el rechazo de la Arquitectura de imitación de los estilos del pasado. Es un Arte de imaginación sin normas, de progresivas combinaciones y mutación. Un estilo del futuro que, a partir de ideas teóricas sobre un retorno a la historia medieval y a la flora local, funda una nueva arquitectura que, según Viollet-le-Duc, lograría gestar su renovación total respondiendo a tres metáforas: lo orgánico, la máquina y el cristal.
Esas exploraciones formales y experiencias de percepción de líneas libres y masas modeladas se catalizan en ornamento y luego en fluidez del espacio. Teniendo como trasfondo el decorativismo del Arte simbolista y la influencia del grafismo de las estampas japonesas, la literatura describirá un Templo de vívidas columnas, una verde expansión, que tienden hacia una vital refundación de la sociedad y una anticipación de las vanguardias artísticas y de la arquitectura moderna.
En esta sala se expone, centrados en la figura del constructor modernista italiano Ubaldo Emiliani, un derrotero de fotografías, modelos y planos donde se ven concretadas formas típicas de lo más relevante de la arquitectura del período en Córdoba, y donde se mezclan las distintas vertientes, la explosión floral del Liberty italiano, la simplicidad monumental del Secesionismo vienés, la estilización del New Style escocés y las líneas sensuales del Art Nouveau belga.

SALA 6 LA PRIMAVERA Y SALA 7 EL JARDÍN DE INVIERNO
Texto por Santiago Victorio Ruíz

 

 

 

La estilización y el dinamismo de las formas naturales, la línea látigo y la vivacidad del ornamento en Arquitectura, es puesta en relación en esta sala con una instalación de video arte concebida por Pablo Oliver, cuyo tema es la danza libre y “La Consagración de la Primavera”.
Además de los Ballets Russes y de Nijinsky, son evocadas las grandes figuras del movimiento. Loïe Fuller filmada como mujer crisálida en su “Danza Serpentina” por los hermanos Lumière, e Isadora Duncan experimentando la libertad del cuerpo que se hace danza.
Acompañan esta propuesta una obra contemporánea conjunta de los arquitectos Santiago Ruíz y Pedro Cufré, denominada Florilegios, donde la representación de Flora en su nacimiento se desmaterializa en pinceladas de oro; y las flores vivaces de Rosa Ferreyra de Roca.
El jardín de invierno contiguo, como un recorrido de su diversidad orgánica, recupera la exuberancia vegetal y de especies de los jardines de época a través de una instalación del colectivo Mirasoles de Bottaro; representando además los invernáculos y jardines de invierno más célebres que se realizaron o proyectaron en Córdoba, y los que proponía el catálogo de piezas de hierro de fundición de la firma Pedro Vasena de Buenos Aires.

SALA 8 PROMESAS DE ETERNIDAD
Texto por Julio Rebaque de Caboteau

 

 

 

El cementerio de San Jerónimo es el más antiguo de Córdoba, creado por el gobernador Francisco Manuel López e inaugurado el 15 de septiembre de 1843. Se lo implantó en “El Pueblito”, un antiguo asentamiento indígena. Se trata de un conjunto relevante trazado por Eusebio Cazaravilla, donde el efecto pintoresco y paisajístico surge del diálogo de las arquitecturas y los árboles, al recorrer las diagonales plantadas de pinos y cipreses bordeadas por altos monumentos funerarios.
Son destacables su gran número  dispuestos como sucesión en tramos enfrentados o en conjuntos. Testimonios de una elección estética por el arte nuevo que hicieron para la eternidad hombres públicos, filántropos, la nueva burguesía industrial inmigrante y las familias tradicionales.
Los panteones Art Nouveau de San Jerónimo muestran un rico repertorio arquitectónico y artístico, en una escala generalmente monumental y de elaborada volumetría, denotando asociaciones creativas entre el Liberty milanés y la Secession vienesa. Dos de sus sepulcros excepcionales son copia de tumbas del Cementerio Monumental de Milán. Sus valores residen en su forma general escalonada, las rejas trabajadas, los relieves funerarios y motivos vegetales exuberantes, marchitos o truncos. Así, por un lado, las placas tapizadas de flores fijadas con bulones representan el maquinismo industrial; por el otro, los estribos y la estratificación de finas losas como moldura corriente representan la geometrización, como sucede en las características tres cintas asociadas al círculo, o los dos círculos concéntricos.
La sala presenta obras pictóricas que representan la Muerte y la ascensión a los cielos, un panorama de la serie de Contraposiciones fotográficas del arq. Santiago Victorio Ruiz, planos, fotos y maquetas.

Esta muestra cuenta con el mecenazgo de:
logos-blog-2
Y con el auspicio institucional de:
logos-blog-3
Fundación ProArte Córdoba, Alianza Francesa de Córdoba.
Declarado de interés por el Ministerio de Turismo de la Nación y Honorable Consejo Deliberante de la Ciudad de Córdoba.

Anuncios