ORIGENES | JOSE UTRERA | Esculturas en madera y acuarelas

ORÍGENES
JOSÉ UTRERA

Esculturas en madera y acuarelas

jose utrera 1 byn.jpg

SOBRE LA MUESTRA
Orígenes es una de acuarelas y tallas en madera. Su nombre se debe a que representa una mirada sobre distintas situaciones iniciales. Por un lado la historia propia del artista y sus comienzos en las artes plásticas a través de la talla en madera. Por otro lado, las acuarelas de la serie La Suite Brandts, que están asociada a una serie anterior, llamada Fueguia, de reminiscencias antropológicas referidas a los pueblos originarios del sur argentino. Otro origen tiene que ver con la serie Eldorado, de acuarelas realizadas solamente con tierra colorada y agua sobre papel, que refieren a los principios de la acuarela occidental y su utilización para ilustrar manuales científicos de especies vegetales, animales, minerales, etc.

TEXTO CURATORIAL [por Jorge González]
Hubo Tierra, Agua, Sangre y Fuego. Y también Tiempo.
Aprender un oficio es generar un hábito a través de la disciplina, y todo hábito es un territorio que necesita ser demarcado.
Desde muy joven, José Utrera fue una “rara avis” en el escenario del arte cordobés. Eran los tiempos de los  grandes Salones de Pintura, el Proarte, el Genaro Pérez, el Ciudad de Córdoba.
Espacios convocantes de muchos jóvenes artistas que buscaban legitimar su arte.
Predominaba una suerte de Expresionismo Cordobés cuyo mayor referente era el gran pintor inglés Francis Bacon. Cuadros de gran formato inundaban por docenas las salas del Museo Caraffa y el Genaro Pérez.
Esa suerte de expresionismo a la cordobesa relevaba a muchos jóvenes del requisito del anterior enunciado: la disciplina de aprender a dibujar y pintar.
A las herramientas esenciales de la plástica José las conoce muy bien.
Tanto en la escultura como en el dibujo y la pintura, Utrera se mueve con comodidad.
Como un buen Lobo Estepario comienza a definir su destino viajando de Norte a Sur, de Este a Oeste.
Busca asir con su técnica la belleza del paisaje argentino.
Esa elección y sus resultados le permiten trabajar desde muy temprano con grandes coleccionistas de Córdoba y Mendoza. Llega a exponer en Buenos Aires, en las tradicionales galerías Arroyo y Zurbarán.
Ya había ganado la Bienal Internacional de Acuarela de Viña del Mar. Podría haberse quedado y seguido por ese camino, un realismo mágico, como él mismo lo define, al que agrega la presencia de imágenes provenientes de la tradición grecorromana. Tenía la chance de habitar lo que hoy se llama la zona de confort.
Un nuevo viaje en el año 2011 a Europa le permitió conocer el arte africano, el mesopotámico y el egipcio.
La Bienal de Venecia lo enfrentó a Miquel Barceló, cuya obra lo empuja a independizar su obra de la representación figurativa.
En el año 2013 inauguró en Córdoba, en la galería Marchiaro, la muestra “Fueguia”, en la que había una fuerte presencia de acuarelas abstractas con un gran ajuste del color y precisión compositiva.
Adentrándose en ese difícil territorio que representa el informalismo, el artista siente la necesidad de la materia. Es así que comienza a pintar en telas de gran formato, con acrílicos y pigmentos. Cubre grandes superficies con mucha densidad matérica, aparentemente monocromáticas, con sutiles modulaciones tonales, obras de gran elegancia y austeridad.
Esa serie se llamó “Sima”,  expuesta  en el 2014 en el Museo Cripta Jesuítica.
Son el reflejo de la fuerte influencia de los expresionistas abstractos norteamericanos, cuya obra conoció en directo en sus últimos viajes a los Estados Unidos.
No son obras del clásico informalismo, no son cuadros hechos “a la bartola”, porque José no es un expresionista visceral. No es su intención, el signo se deja emerger. En palabras del propio artista: “De allí voy y vengo, ocultando o haciendo presente, entre la intuición y la razón”.
Esa experiencia se cristaliza en la exhibición de la serie “Cuervo”, en la Galería Bill Lowe, en Atlanta. Veinte cuadros de gran formato que, paradójicamente, lo depositan en los brazos de su primer amor: la escultura. Imágenes femeninas de un sutil despojamiento. Superficies tersas y pulidas, hechas de diferentes maderas que Utrera bien conoce.
A esta altura el viaje deja al azar demasiado lejos.
Y es por esta razón que José Utrera se aferra a lo que sabe.
Allí reaparece el dibujante, con la precisión de un entomólogo, en “La Suite Brandt” y “El Dorado”. Los colores rojos vienen de tierras misioneras, sin aglutinantes, mezclados con agua sobre papel de acuarela.
Se asemejan a restos de un naufragio o de un antiguo diluvio.
Territorios donde al artista no le queda otra que entrar con decisión. Los procedimientos son numerosos y variados, pero todos ellos reposan en una forma de paciencia para poder sumergirse en las entrañas de un mundo nuevo.
A ese mundo el artista lo crea para poder seguir siendo, y una vez que se  atraviesa esa raya no se vale volverse a casa.
Sólo esperan la soledad, la locura o el porvenir de crear algún puñado decente de obras de arte.

Esta muestra inaugura el jueves 24 de noviembre de 2016 a las 19:30hs

Anuncios

Comentarios desactivados en ORIGENES | JOSE UTRERA | Esculturas en madera y acuarelas

Archivado bajo 2016, MUESTRAS

Los comentarios están cerrados.