“FRAGMENTOS SITUADOS. PLÁSTICA MODERNA EN CÓRDOBA (1930-1970)” / GRUPO DE INVESTIGACIÓN DE LA FACULTAD DE ARTES DE LA UNC dirigido por MARÍA CRISTINA ROCCA Y CECILIA IRAZUSTA

rocca irazusta mailing

La exposición “Fragmentos situados. Plástica moderna en Córdoba (1930-1970)” tiene como objetivo mostrar los resultados de trabajos histórico-artísticos que viene desarrollando un equipo de investigación de la Facultad de Artes-UNC desde el 2006. Con el convencimiento de que es necesario reformular y ampliar los relatos de las antiguas historias del arte, esta exposición propone considerar a las obras y a los artistas que las producen en una amplia red de relaciones artísticas, culturales, sociales y políticas que van configurando unas particulares maneras de concebir el mundo. Esas particulares maneras de pensar/se, conocer, ver y hacer ver el arte están sostenidas por una autoconciencia de ser “modernos” y como tales, los artistas aparecen nombrándose y actuando en sociedad con la certeza de que tienen la posibilidad de hacer aportes desde el arte. Ese “ser modernos” implica un cambio hacia nuevas concepciones  formales, conceptuales y temáticas, pero fundamentalmente, un cambio del lugar social de los artistas que salen de los límites académicos y se consideran intelectuales, impulsores y gestores de propuestas de circulación del arte convocantes de públicos no tradicionales. Así, participan de la creación del Museo Municipal Genaro Pérez, inaugurado en 1943 con Roberto Viola como director, y lo constituyen como centro de propuestas nuevas, con una dinámica ágil y de compromiso social. Esas modalidades de artista moderno tienen varias vertientes dentro de los que hemos estudiado según sus momentos históricos.

Un grupo de jóvenes emergentes entre los años 30 y 40 –Roberto Viola, Horacio Alvarez, Ernesto Farina, Egidio Cerrito, Manuel Infante, Ernesto Soneira, Alberto Nicasio, Luis Waysmann, Horacio Juárez por citar sólo algunos- expandieron sus roles y fueron capaces de ocuparse en inventar formas nuevas de exhibir y acercarse a un nuevo público, a partir de lo cual realizaban conferencias, participaban en entrevistas en radio y diarios, publicaban escritos propios, etc.

Los artistas modernos se unen con otros intelectuales y constituyen frentes antifascistas y sacan a debate el rol social del arte y del artista en un momento álgido para el mundo por la Guerra Civil Española y luego por la Segunda Guerra Mundial. A su vez, a nivel nacional, se instalan a partir de 1930, gobiernos represivos, aunque Córdoba vive, a diferencia del resto del país, un gobierno democrático y de avanzada, que tiene a varios reformistas como protagonistas entre 1936 y 1943.  En esa época los artistas formaron su gremio local, la Asociación de Pintores y Escultores (1938). Una autoconciencia de esa modernidad y su necesidad de incidir en la sociedad los lleva a pensar el arte como parte ineludible de la formación de la comunidad y el contacto y comprensión con esas exposiciones artísticas y/o conferencias, un derecho que todo ciudadano debía tener. A través de la educación y el arte la sociedad se podría elevar espiritualmente y ampliar así la democracia.

Para esa misma época no puede dejar de mencionarse la participación de mujeres artistas junto a sus colegas varones. De una forma u otra, las mujeres modernas participan activamente artistas, aportando nuevas actitudes en las temáticas de sus obras, o  como profesoras o dibujantes al servicio de la ciencia.  Tal son los casos de Rosa Ferreyra, Rosalía Soneira y Rosa Farsac (Caros Asaf).

Otras dos vertientes de la plástica moderna que mostramos en esta exposición están situadas entre los  años ‘60 y ‘70.  La apuesta al desarrollo metalmecánico impulsado por el peronismo en Córdoba desde fines de los años ‘40 se fue consolidando y adquirió una mayor expansión hacia inicios de los ‘60 cuando la política desarrollista, que estaba en auge en América, penetró en nuestro país. Los cambios hacia una ciudad metropolitana eran notorios y  la cultura de masas se aseguró con la primera transmisión televisiva en 1960. Los artistas cordobeses se encontraban ante un panorama de expansión y diversidad en las artes plásticas en contextos políticos culturales de efervescencia, tensiones y conflictos. Las Bienales Americanas de Arte, auspiciadas por Industrias Kaiser Argentina y realizadas en tres ediciones en nuestra ciudad (1962-1964-1966), concentraron las disputas entre las diferentes tendencias que estaban en auge y fueron un impulso para las ideas que circulaban entre los cordobeses, quienes encontraron nuevos espacios y público para exponer sus posiciones.

La opción por un lenguaje moderno y la búsqueda de identidades americanas, que desde las décadas anteriores se venían planteando, se renuevan en los ‘60.   Encontramos en Manuel Reyna el caso de un artista con una formación otra, que aprehendió el lenguaje nuevo en los recorridos por exposiciones y participando en diferentes grupos comprometidos con ideales políticos -culturales comunes al calor de las charlas con colegas y amigos, como lo fue el escritor y pintor Romilio Ribero. César Miranda, en otra línea, compartía con otro grupo de artistas una “mirada hacia adentro”, antropológica, en busca de las raíces identitarias. Su amistad con el artista rosarino Leónidas Gambartes y su relación con el Grupo del Litoral nos recuerdan las fuertes relaciones que se establecieron entre artistas del interior del país desde la década del 30.

Otros artistas, ya cerca de los años 70, exploraron la relación del arte con los desarrollos tecnológicos dentro de distintas versiones del arte cinético lumínico y experiencias ópticas. Fueron los casos, entre otros, de Gregorio Dujovny, con una mirada vanguardista, Jorge Schneider desde la experimentación técnico-estética y Lilian Gómez Molina desde un posicionamiento más existencialista.

Muchos otros fragmentos faltan aún de investigar, pero los ricos resultados y los materiales y documentos que están apareciendo sólo aumentan el interés por ampliar nuestras exploraciones.

JUÁREZ, HORACIO

BIO DEL EQUIPO

El proyecto Tramas de significación artístico cultural en la modernidad de Córdoba (1930-1985). Producción conceptual, formal e ideológica de artistas modernos está dirigido por la Mgter.  María Cristina Rocca y codirigido por la Dra. Cecilia Irazusta desde el 2006.   Actualmente está integrado por  las Licenciadas: Julieta Trojer,  Ana Sol Alderete,  Julia Di Rienzo,  María Emilia Romero y Victoria Aguirre, con la colaboración de los Lic.  Santiago Ceballos y Mariana Di Rienzo. Otros integrantes han sido Mgter Carolina Romano y las Lic. Romina Otero, Alejandra Escribano, María Emilia Imahorn y Alejandra Hernández  Cuenta con subsidio de SECYT-UNC y está radicado en el Centro de Producción e Investigación en Artes (CEPIA), Facultad de Artes, U.N.C.

Esta muestra inaugura el jueves 5 de diciembre de 2013 – 19:30hs – entrada libre y gratuita.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo MUESTRAS

2 Respuestas a ““FRAGMENTOS SITUADOS. PLÁSTICA MODERNA EN CÓRDOBA (1930-1970)” / GRUPO DE INVESTIGACIÓN DE LA FACULTAD DE ARTES DE LA UNC dirigido por MARÍA CRISTINA ROCCA Y CECILIA IRAZUSTA

  1. Pingback: Novedades Abril | Museo Genaro Pérez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s